Barra de video

Loading...

miércoles, 30 de mayo de 2018

IDENTIDAD CULTURAL


El baqueano de Mansilla que inspiró la película Viento norte
Resultado de imagen para lucio v mansilla una excursion a los indios ranqueles
Una excursión a los indios Ranqueles se dio a conocer la vida de Miguel Corro
Por el relato de
Lucio V. Mansilla en Una excursión a los indios Ranqueles se dio a conocer la vida de Miguel Corro. En los toldos de Mariano Rosas, así describe Mansilla la vestimenta del baqueano: "Bota de potro, calzoncillo cribado con flecos, chiripá de poncho inglés listado, camisa de Crimea mordoré, tirador con botones de plata, sombrero de paja ordinaria, guarnecido de una ancha cinta colorada; al cuello tenía atado un pañuelo de seda amarillo pintado de varios colores; llevaba un facón con cabo de plata y unas boleadoras ceñidas a la cintura".
Miguelito, como afectuosamente lo llamaba Mansilla, era cristiano, ni cautivo ni refugiado político; estaba allí huyendo de la Justicia. Tenía 24 años y era natural del Morro, San Luis, el padre de Miguelito, también llamado Miguel criaba gallos de riña, y cuando podía hacía de resero llevando con su hijo hacienda a Mendoza. Era también un gran pialador, guitarrero y además, cosa poco frecuente, "bastante leído y escribido"; pero su problema radicaba en la bebida, y cuando caía en ella era muy celoso de su mujer.
Resultado de imagen para lucio v mansilla una excursion a los indios ranqueles
Miguelito se enamoró de Dolores, la hija de la patrona de su madre, pero también le arrastraba el ala a la hija de un paisano vecino, llamada Regina. Al poco tiempo la familia cayó en desgracia; la madre fue despedida y por cuestiones infundadas, padre e hijo, presos. A escasos días ambos fueron liberados, y como el padre de Regina pagó parte de la fianza, a Miguelito no le quedó otra que casarse. Miguel comenzó a celar a su mujer porque pensaba que esta había intercedido ante el juez para gestionar su libertad.
El matrimonio de Miguelito no estaba bien encarrilado, incluso tuvo una discusión con su suegro y como le comentó a Mansilla: "Si no es por Regina, le meto el alfajor hasta el cabo, por mal hablado". Comenzó a distanciarse de su mujer y una tardecita volviendo a caballo, de visitar a Dolores, su verdadero amor, desmontó para prender un cigarrillo y quedó de a pie, su caballo se le disparó; al llegar al poblado una partida de policía le dio unos cuantos sablazos y en seguida al cepo, acusado de dar muerte al juez.
En prisión, Miguelito se dio cuenta que al juez lo había asesinado su padre por celos. No dijo nada y fue condenado a muerte. Según le relata el baqueano a Mansilla, su padre y unos vecinos aprovecharon una revuelta generada con la llegada de Felipe Saa, para liberarlo. Con un buen pingo Miguelito disparó hasta las tolderías de Mariano Rosas.
Resultado de imagen para VIENTO NORTE, MARIO SOFFICI
Mario Soffici, en 1937, lleva esta historia al cine con el nombre de
Viento norte, como Miguelito actuó el joven Ángel Magaña y como el padre, nada menos que Enrique Muiño; además la gran actriz entrerriana Camila Quiroga interpretó a Malena, la madre de Miguelito, y Elías Alippi actuó como el Capitán Ramallo; esta película contó con la escenografía de Raúl Soldi, y las pilchas fueron provistas por la talabartería Casa Arias. Los exteriores se realizaron en Campo de Mayo y los ranchos de adobe fueron construidos allí especialmente. Como soldado cantor actuó Francisco Amor que cantó "Vidalita y la tonada Boyera". la nacion del 16 de octubre de 1937 manifestaba: "...representa, sobre todo, un punto de partida para un cine legítimamente nuestro. Concreta, con fuerza evocativa, con sugestión, una galería de nobles tipos criollos en el ambiente, recortado con limpidez, de un poblado de tierra adentro a mediados del siglo pasado".

E. T.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.