Barra de video

Loading...

jueves, 17 de mayo de 2018

TECNOLOGÍA; LO ÚLTIMO EN VIDEOJUEGOS


La consola de videojuegos más potente de la actualidad ya se vende en la Argentina
La Xbox One X, ahora sin la criticada fuente externa
La Xbox One X, ahora sin la criticada fuente externa
La Xbox One X es una evolución de la consola original de octava generación de Microsoft. Viene con 12 GB de RAM, un disco de 1 terabyte (TB) y una tarjeta de video muy avanzada que permite correr juegos en calidad 4K en forma nativa.
Parece que el mundo de las consolas de videojuegos deberá acostumbrarse a saltos evolutivos incluso dentro de una misma generación. Hasta hace algunos años, estábamos habituados a que una familia de videoconsolas durase alrededor de siete años. Hoy los tiempos se acortan y la tecnología progresa de una forma constante. En consecuencia, las compañías deben hacer lecturas permanentes del mercado para encauzar su estrategia a tiempo.
Fue a fines de 2013 cuando Microsoft y Sony presentaron sus nuevas máquinas: la Xbox One y la PlayStation 4, respectivamente. Pero a mitad de camino debieron actualizar sus equipos. Tenían un nuevo objetivo: los televisores con resolución 4K, que estaban copando el mercado, y nadie quería quedarse fuera de la fiesta.
La propuesta de Microsoft
Por lo tanto, las consolas más recientes se proponen correr juegos en 4K. La Xbox One X (conocida durante su desarrollo como Project Scorpio) fue la estrella de la feria de videojuegos E3, que se desarrolla en Los Ángeles, Estados Unidos, en su edición de 2017. Se trata de la consola más potente de la actualidad y desde diciembre último se vende en el país a $21.999.
Si comparamos esta nueva Xbox con la original parecen, incluso, dos consolas diferentes. Mientras la primera estaba potenciada por un microprocesador a 1,7 gigaHertz (GHz) con 8 GB de RAM y una placa de video (o GPU, por graphics processor unit) capaz de ejecutar 1,3 operaciones de coma flotante (Tflops, por sus siglas en ingles) por segundo, la One X viene con un cerebro electrónico de ocho núcleos a 2,3 GHz, 12 GB de RAM, lectora Blu-Ray 4K, y lo más destacado: un GPU que puede resolver 6 Tflops. Eso es más que la consola 4K que ofrece Sony (la PS4 Pro), cuyo GPU llega a los 4,2 Tflops y viene con 8 GB de RAM.
Un despiece de la consola. Se destacan, de abajo hacia arriba, el motherboard, el disipador de temperatura del CPU, el disco duro y la lectora de Blu-ray
Un despiece de la consola. Se destacan, de abajo hacia arriba, el motherboard, el disipador de temperatura del CPU, el disco duro y la lectora de Blu-ray
Por supuesto que para realizar la lectura completa habrá que evaluar cuáles son las franquicias de juegos que gustan más en cada caso. Esto último suele ser lo que determina la suerte de una consola.
Los 4K, en detalle
A simple vista, la One X es una consola con buen diseño. Abandona cuestiones objetables de la versión original. Es más pequeña y compacta, pero aún algo pesada (3,8 Kg). También se despoja de la fuente de la enorme fuente de alimentación externa de la anterior versión; punto muy a favor.
La consola luce compacta y mantiene la estética de la marca. El control es el mismo que en la edición original y resulta eficiente, completo y preciso.
Para sacar provecho de la resolución 4K se deberá conectar la One X a un TV adecuado (aunque puede que eso no sea suficiente, como se verá enseguida). Luego, en tienda en línea de la consola, encontraremos un apartado con los juegos compatibles que pueden adquirirse en esa resolución. Para las pruebas optamos por el nuevo Forza 7 y el Assassin's Creed Origins. Ambos títulos se desenvolvieron perfectamente con movimientos fluidos y sin cortes.
Antes de comprar
Si ya se cuenta con un televisor 4K y se está pensando comprar una Xbox One X para disfrutar de juegos en ultra alta resolución, es mejor informarse bien primero. La consola necesita que, además de ofrecer resolución 4K, la TV puede hacerlo a 60 Hz. Si esto no es así, nos tendremos que conformar con jugar en Full HD (se puede leer más al respecto aquí). Puede también que lo haga a medias. Solo ver contenidos en 4K, pero no los juegos. Para una correcta configuración hay que acceder a la opción Detalles de la TV en 4K en el menú configuración.
Dicho esto, la compra de una Xbox One X será aprovechada si es que, con la tecnología disponible en casa, podremos jugar en 4K. Si no es así hay, otras opciones como la Xbox One S, una evolución intermedia entre la consola original y la X que, además, es más económica.

F. R.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.