Barra de video

Loading...

jueves, 10 de mayo de 2018

COPIADO DE FACEBOOK Y TOTALMENTE COMPARTIDO


Jorge Barthes Reflexion de Jose Sinland (profesor de facultad)
Hoy pienso que los únicos culpables de lo que sucede en nuestro país somos los Argentinos. Nos cuesta discernir, rebobinar, colaborar, reconocer, y separar lo intrínsecamente emocional de lo racional. 
Resultado de imagen para Jose Sinland
Vi el programa de Luís Novarecio por América. Seis invitados, de los cuales dos eran artistas extranjeros; dos actrices nacionales; un periodista de televisión y un humorista y actor. El programa abrió con una humorada de este último, que en rápido monólogo, hizo una síntesis de la decadencia argentina de los últimos setenta años. Su compactada simplificación terminó con las siguientes palabras: "Y al final vino Macri con Cambiemos para no cambiar nada".
Ninguno de los presentes reaccionó, evidenciando con su silencio una tácita aprobación.
Entonces pensé en el Banco Central de Marcó del Pont, dilapidando reservas a disposición del ejecutivo; y el BCRA actual, manteniendo su independencia con determinación de bajar la inflación. Esto no es un cambio?
En el INDEC dibujado por Moreno, con pobreza inferior a la de Alemania; y en el INDEC actual, en manos profesionales, mostrando la realidad sin tapujos ni mentiras. Esto tampoco es un cambio?
En un presidente que dona su sueldo a la obra de Margarita Barrientos, congelando su patrimonio para garantizar que cuando deje la función pública, lo hará con el mismo capital con que llegó a ella. Comparado con Menem, Nestor y Cristina; no representa un cambio?
La idoneidad ejecutiva de exitosos empresarios que desistieron de ganar abultados sueldos en la actividad privada para ponerse al servicio de un país que necesita de su patriotismo; no es acaso un cambio, luego de muchos años de políticos ávidos de llenarse los bolsillos?
La Provincia de Buenos Aires paralizada por el abandono de Daniel Scioli, que en menos de dos años y pese a su quiebre económico, ya muestra obras hidráulicas, de pavimentación, de cloacas, de transporte, de iluminación y de desarrollo: no es un cambio visible? A que debe su popularidad María Eugenia Vidal?
Y que me dicen del león del narcotráfico, ahora enardecido con quienes le arrancan los colmillos, luego de doce años de políticos acariciándole la barriga: tampoco es visible ese cambio? Y las purgas en la policía; y el respeto por la justicia independiente; y la cordialidad que reemplazó a la prepotencia; y el reconocimiento de errores que desterró la obcecación; y el diálogo que reemplazo al atropello: No son cambios elocuentes que merecen ser mencionados?
Y la obra pública que ahora, sin Lázaro en el medio, se contrata a un costo inferior al 50% de los precios de la dékada ganada, no es otro cambio para citar?
La lista de cambios realizados es tan larga como la de cambios que seguimos esperando y sin duda llegarán, si lejos de la emoción y del folklore, valoramos la verdad sobre la mentira y votamos racionalmente. Si no hubiera habido cambio, hoy podríamos mirarnos en el espejo de Venezuela. Sigamos cambiando para que el fenómeno de Santa Cruz no se extienda a toda la república, y no dejemos que nos intimiden con las máscaras y los palos de la anarquía K, hoy esgrimidos por Quebracho.
Volvamos a viralizarlo porque sigue siendo actual!!!
No se puede andar por retiro y puerto madero de la cantidad de obras que se están haciendo, maravillosas para esta ciudad!!!! De esto no se habla....las rutas nuevas!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.