Barra de video

Loading...

jueves, 12 de julio de 2018

LA PÁGINA DE JUAN CARLOS DE PABLO


JUAN CARLOS DE PABLO

Una estrategia muy utilizada en los debates consiste en crear una versión tan ridícula de la posición contraria que resulta fácil desacreditarla. En la Argentina de 2018 esto ocurre cuando alguien señala la necesidad de que algún funcionario coordine las diferentes políticas públicas relacionadas con la economía, y para defender la posición presidencial se sostiene que a la Argentina no le fue nada bien cuando existieron "superministros o zares de la economía".
Al respecto consulté al francés Pierre Samuel Dupont de Nemours (1739-1817), quien asesoró a Anne Robert Jacques Turgot cuando, en 1774, fue nombrado ministro, y luego, bajo Vergennes, el propio Dupont fue ministro de comercio interior. Políticamente activo durante la Revolución Francesa, presidió la Asamblea Nacional en 1790, pero como cayó bajo las sospechas de los revolucionarios más progresistas, terminó migrando a Estados Unidos, donde en Delaware su hijo Ireneo comenzó la fabricación de pólvora a partir de la cual desarrolló el complejo químico.
Según Peter Diderik Groenewegen, Dupont "constituye el primer caso importante de un economista profesional transformado en diseñador e implementador de la política económica, una tradición que luego seguirían muchos otros". Milton Friedman citaba la siguiente afirmación de Dupont, pronunciada en 1790: "La lógica incorrecta ha cometido más crímenes involuntarios que los que los malos hombres han cometido deliberadamente".
-En su época, ¿de qué se ocupaba un ministro de economía?
-Principalmente de los gastos públicos, los impuestos y la emisión de títulos públicos, y también del comercio exterior. Sobre esto último, recuerde que tanto el mercantilismo como la fisiocracia, término este último que inventé yo, son anteriores a la aparición deLa riqueza de las naciones, de Adam Smith. En Francia, Jean Baptiste Colbert fue un típico ministro intervencionista e industrialista, mientras que Turgot fue librecambista y defensor del sector primario.
-¿Cuándo cambió todo?
-A raíz de la Gran Crisis de la década de 1930, episodio que todavía actualmente se destaca por su extensión, duración y profundidad. Hoy resulta impensable que algunos países económicamente desarrollados resolvieran sus crisis económicas exportando parte de su población, pero nunca hay que analizar la historia con ojos del presente. Cuando prácticamente todos los países del mundo padecieron la misma crisis, los gobiernos de turno no tuvieron más remedio que enfrentar el desafío de otra manera.
-¿Qué hicieron?
-De todo, teniendo que enfrentar la crisis careciendo de libreto. El Nuevo Trato implementado por Franklin Delano Roosevelt en Estados Unidos, como buena parte de las medidas adoptadas en la Argentina por un conjunto de jóvenes liderados por Federico Pinedo y Raúl Prebisch, derivó mucho más de las circunstancias que de la doctrina. John Maynard Keynes influyó luego de la Segunda Guerra Mundial.
-¿Cuál es el rol del ministro de economía desde entonces?
-En los países económicamente más desarrollados, proveer estabilidad macroeconómica, es decir, que el PBI sea el mayor posible dados los recursos y la tecnología existentes; que la desocupación sea la menor posible, y que la tasa de inflación sea nula o al menos pequeña. En los países menos desarrollados, además, al ministro de economía se le demanda que promueva el desarrollo económico, evite la concentración industrial, disminuya la pobreza, etc. Menuda tarea.
-Países como Estados Unidos o Inglaterra no tienen ministro de economía.
-En los países que usted menciona ningún funcionario ocupa el cargo de ministro de economía, pero seguramente que alguien ejercer ese rol.
-¿Cuál es el rol?
-Por ejemplo, verificar que los valores de las variables macroeconómicas sean los mismos en todas las porciones de la política económica. En la Argentina, hoy, ¿qué relación existe entre la tasa de inflación implícita en la tasa de interés de las Lebac, la modificación de las tarifas públicas y los aumentos salariales acordados sobre la base de la meta de inflación de 15% anual con cláusula de revisión?
-¿Puede explicar por qué es importante que la tasa de inflación implícita sea la misma?
-Porque como terminará siendo única, la referida multiplicidad de tasas plantea la cuestión de qué porción de la realidad terminará dominando al resto. Ejemplo: si por razones financieras y cambiarias la actual tasa de interés nominal no puede disminuir, las tasas de inflación y devaluación terminarán aumentando y se acercarán a aquella, y en estas condiciones el mantenimiento de la política salarial generará efectos reales, en términos de salario real, menor demanda agregada, etc.
-El superministro de economía no fue una solución en la Argentina.
-Ustedes no necesitan un superministro, sino alguien que coordine la totalidad de la política económica. Quien estará subordinado a las autoridades políticas, porque la política económica forma parte de la "política-política", pero se sentirá a cargo cuando se planteen incógnitas referidas a la política económica. Nada es garantía del éxito, pero algunas cosas aparecen como condición necesaria.
-Don Pierre, muchas gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.